La mayoría de especialistas en decoración y diseño de interiores en Zaragoza conoce bien la Escuela de la Bauhaus. Esta fue la primera escuela de diseño en abrir sus puertas en el siglo XX y su importancia sigue dando coletazos casi un siglo después. Si aún no la conoces y amas el arte, en esta entrada la descubrirás.

Fue Walter Gropius quien unificó la Escuela de Bellas Artes y la de Artes y Oficios en 1919 dando origen a la Staatliche Bauhaus o Casa de la Construcción Estatal. La fundó en Weimar, Alemania, y en pocos años se convirtió en todo un movimiento artístico que pretendía una renovación radical de la cultura y la sociedad.

Quizás la arquitectura de interiores deba algunos toques a esta visión. Grupius buscaba transformar a la sociedad burguesa con la reforma de las artes, lo que terminó por costar el cierre de al escuela en 1933, año en el que Adolf Hitler se hacía con la cancillería imperial. Más allá de sus ideas políticas, debes saber que Gropius veía el arte como una artesanía, por lo que tenía que abarcar todos los ámbitos de la vida cotidiana y todas las artes deberían unirse en una sola.

El resultado de estos postulados es una arquitectura que busca la función antes que la forma y donde los colores primarios poseen un gran papel. Por último, la escuela pasó por tres etapas: la fundacional (1919-1923), una segunda basada en el Constructivismo ruso y el Neoplasticismo (1923-1925) y la tercera, en la que las presiones del partido Nazi terminaron por cerrarla en 1933 para reabrir sus puertas como la Nueva Bauhaus en Chicago cuatro años después.

Como has podido ver, la Bauhaus fue un gran revulsivo para el arte de su tiempo. Desde Fernando Aladrén te invitamos a contactarnos y a que cuentes con nuestros servicios.